Con el cambio de temporada, llega también el temido cambio de armario. Muchas veces este proceso se hace agotador, sobre todo si somos familia numerosa y toca organizar la ropa de los peques. Pero no te preocupes, con un poco de organización y planificación, puede ser mucho más llevadero.

Hoy te vamos a dar algunos consejos para guardar la ropa de verano o invierno de forma eficiente.

Hacer limpieza y organizar

Antes de empezar a guardar la ropa, es fundamental hacer una limpieza profunda de nuestros armarios y cajones. Deshazte de lo que ya no necesitas o ya no te queda bien, y haz una lista de lo que debes reemplazar o agregar a tu colección.

Luego, organiza la ropa por categorías, como camisetas, pantalones, faldas, etc. Esto facilitará el proceso de guardado y te permitirá saber exactamente qué tienes y dónde está.

Seleccionar lo que no vamos a necesitar

Una vez que hayas organizado la ropa por categorías, evalúa qué prendas no vas a necesitar en la próxima temporada. Por ejemplo, si estás guardando la ropa de invierno, seguramente no necesitarás abrigos pesados, bufandas ni guantes en los próximos meses. Lo mismo ocurre con la ropa de verano: quizás puedas guardar los trajes de baño, las chanclas y los shorts.

Seleccionar lo que no necesitarás te ayudará a hacer espacio en tu armario y cajones para la ropa de la nueva temporada, y facilitará el proceso de guardado.

Contratar un servicio de trasteros o guardamuebles

Si no tienes espacio suficiente en tu hogar para guardar la ropa que no necesitarás en la próxima temporada, una excelente opción es contratar un servicio de trasteros o guardamuebles. Estos servicios te permiten alquilar un espacio seguro y protegido donde puedes guardar tus pertenencias hasta que las necesites nuevamente.

Antes de guardar la ropa en un trastero o guardamuebles, es importante que la laves y la seques completamente. Esto evitará que se acumulen olores desagradables y que aparezcan manchas o moho en tus prendas.

También es fundamental que empaques la ropa de forma adecuada para evitar que se dañe. Utiliza bolsas de plástico herméticas o cajas de cartón resistentes, y coloca las prendas más pesadas en la parte inferior. Si vas a guardar ropa delicada, como prendas de seda o encaje, es recomendable que las envuelvas en papel de seda para protegerlas de posibles raspaduras o daños.

Además, etiqueta cada caja o bolsa con su contenido para facilitar el proceso de encontrar tus prendas cuando las necesites. Por ejemplo, puedes escribir «ropa de verano: camisetas» o «ropa de invierno: abrigos» en las etiquetas.

Por último, asegúrate de que el trastero o guardamuebles que contrates tenga un buen sistema de ventilación y control de humedad. Esto evitará que tus prendas se deterioren o adquieran olores desagradables debido a la humedad o la falta de aire fresco.

Como ves, el cambio de armario puede ser más sencillo de lo que parece. Y en Transmoving Barcelona te ayudamos a que así sea. Si necesitas un espacio adicional para guardar la ropa de otras temporadas, contacta con nosotros y te ofrecemos la alternativa en trastero o guardamuebles que mejor te convenga.

Abrir chat
Hola 👋
¿En qué podemos ayudarte?